Una pequeña ricura en Sevilla

Pocas cosas producen tanta ternura como un bebé dulcemente dormido. César tenía unos 10 días cuando le hice estas fotos. Y pensar que unos días antes aún estaba en la barriga de su mamá bien calentito...

El pequeño Cesar....un bebé tranquilo, aunque no muy dormilón, por lo que la sesión fue más bien una mini-sesión. Aun así se portó como un campeón. 

Como todos los bebés, Cesar olía a bebé. ¡Qué pena que con el tiempo los bebés vayan perdiendo ese olor tan rico!

Os dejo con unas cuantas fotitos.


Escribir comentario

Comentarios: 0